Miedo a envejecer

Clara Díaz Henche

El miedo a envejecer nos paraliza y ancla en el pasado, haciéndonos difícil disfrutar del presente y que planteemos planes de futuro. Una actitud optimista y centrada en vivir son las claves para deshacerse de este miedo irracional. El envejecimiento es un proceso progresivo y lento. Gracias a ello disponemos de tiempo para adaptarnos a sus consecuencias (positivas y negativas) y a tomar conciencia de los cambios que supone cumplir años. Este tiempo debería ser suficiente para lograrlo, pero en ocasiones se envejece con temor, ya no precisamente al paso del tiempo sino a los cambios que conlleva en las personas y sus vidas. Seguramente no hayamos oído nunca hablar a nuestros abuelos de su miedo a envejecer y nos hemos habituado a escucharlo de boca de los más jóvenes. ¿Esto quiere decir que es un temor del siglo XXI? ¿es la experiencia de los mayores la que les ha hecho perderlo? o ¿está estrechamente vinculado a la incertidumbre e influencia de mitos en los jóvenes?. Seguramente cada caso sea individual y se explique de una manera diferente. Si el miedo a envejecer estuviera estrechamente relacionado con la dependencia y la enfermedad, este no debería desarrollarse hasta edades avanzadas. No obstante el hecho de cumplir los 30, 40 ó 50 ya produce malestar. Si se trata de incertidumbre ante los cambios que van surgiendo con el paso del tiempo (personales, familiares, estilo de vida, ocio, trabajo…), bastaría con tomar las decisiones adecuadas para tomar las riendas de tu vida en vez de dejarse llevar por la inercia de los cánones sociales (pareja, matrimonio, hijos, trabajo estable etc…) Si se trata de querer mantener una determinada situación, nos perderemos, por un pájaro en mano, ciento volando. Si el miedo está influido por la tristeza de no estar satisfecho contigo mismo, tu forma de vida y tus logros, debes ponerte manos a la obra, estás vivo así que estás a tiempo de cambiarlo. Probablemente sea por un poco de todo o por nada al mismo tiempo, lo que está claro es que envejecer no está de moda, y esto hace que tarde o temprano nos lleguemos a sentir desfasados. La obsesión por una apariencia física jovial alimenta y promueve el miedo a envejecer, algo que siempre debería estar de moda, gracias a ello estamos vivos. De qué manera afrontemos la vejez determinará si podremos o no disfrutar de sucesivas etapas de la vida. El optimismo ayuda a afrontar el envejecimiento como una carrera donde ir sorteando obstáculos pero sin olvidarlos abandonados en el camino, sino adquiriendo una medalla por cada derribo que nos ayudará a crecer como personas. Una actitud que nos lleva hacia el lema “cualquier tiempo pasado fue peor”, sabiendo que lo mejor está por venir. Porque no nos han enseñado a ver el envejecimiento como una oportunidad más que como una complicación. Porque no nos han enseñado que cumplir años es sinónimo de acumular conocimientos, experiencias y valores. Porque no nos han enseñado que tomar una postura activa es clave para afrontar el envejecimiento. Por todo esto, porque no tenemos manera de pararlo, porque debemos ser dueños de nuestra vida y porque envejecer es lo que nos mantiene vivos… Abandona tu miedo a envejecer y cámbiate al bando de VIVIR ©  Clara Díaz Henche Psicóloga, Especializada en Intervención Gerontológica y Nueuropsicología. AB Minerva Psicólogos
TUS DATOS ESTÁN  SEGUROS CON NOSOTROS. NUNCA SERÁN CEDIDOS A TERCEROS. info@minervapsicologos.com		     918 266 230						 669 746 930
918 266 230 669 746 930 Pide una cita

Miedo a envejecer

Clara Díaz Henche

El miedo a envejecer nos paraliza y ancla en el pasado, haciéndonos difícil disfrutar del presente y que planteemos planes de futuro. Una actitud optimista y centrada en vivir son las claves para deshacerse de este miedo irracional. El envejecimiento es un proceso progresivo y lento. Gracias a ello disponemos de tiempo para adaptarnos a sus consecuencias (positivas y negativas) y a tomar conciencia de los cambios que supone cumplir años. Este tiempo debería ser suficiente para lograrlo, pero en ocasiones se envejece con temor, ya no precisamente al paso del tiempo sino a los cambios que conlleva en las personas y sus vidas. Seguramente no hayamos oído nunca hablar a nuestros abuelos de su miedo a envejecer y nos hemos habituado a escucharlo de boca de los más jóvenes.  ¿Esto quiere decir que es un temor del siglo XXI? ¿es la experiencia de los mayores la que les ha hecho perderlo? o ¿está estrechamente vinculado a la incertidumbre e influencia de mitos en los jóvenes?. Seguramente cada caso sea individual y se explique de una manera diferente. Si el miedo a envejecer estuviera estrechamente relacionado con la dependencia y la enfermedad, este no debería desarrollarse hasta edades avanzadas. No obstante el hecho de cumplir los 30, 40 ó 50 ya produce malestar. Si se trata de incertidumbre ante los cambios que van surgiendo con el paso del tiempo (personales, familiares, estilo de vida, ocio, trabajo…), bastaría con tomar las decisiones adecuadas para tomar las riendas de tu vida en vez de dejarse llevar por la inercia de los cánones sociales (pareja, matrimonio, hijos, trabajo estable etc…) Si se trata de querer mantener una determinada situación, nos perderemos, por un pájaro en mano, ciento volando. Si el miedo está influido por la tristeza de no estar satisfecho contigo mismo, tu forma de vida y tus logros, debes ponerte manos a la obra, estás vivo así que estás a tiempo de cambiarlo. Probablemente sea por un poco de todo o por nada al mismo tiempo, lo que está claro es que envejecer no está de moda, y esto hace que tarde o temprano nos lleguemos a sentir desfasados. La obsesión por una apariencia física jovial alimenta y promueve el miedo a envejecer, algo que siempre debería estar de moda, gracias a ello estamos vivos. De qué manera afrontemos la vejez determinará si podremos o no disfrutar de sucesivas etapas de la vida. El optimismo ayuda a afrontar el envejecimiento  como una carrera donde ir sorteando obstáculos pero sin olvidarlos abandonados en el camino, sino adquiriendo una medalla por cada derribo que nos ayudará a crecer como personas. Una actitud que nos lleva hacia el lema “cualquier tiempo pasado fue peor”, sabiendo que lo mejor está por venir. Porque no nos han enseñado a ver el envejecimiento como una oportunidad más que como una complicación. Porque no nos han enseñado que cumplir años es sinónimo de acumular conocimientos, experiencias y valores. Porque no nos han enseñado que tomar una postura activa es clave para afrontar el envejecimiento. Por todo esto, porque no tenemos manera de pararlo, porque debemos ser dueños de nuestra vida y porque envejecer es lo que nos mantiene vivos… Abandona tu miedo a envejecer y cámbiate al bando de VIVIR ©  Clara Díaz Henche Psicóloga, Especializada en Intervención Gerontológica y Nueuropsicología. AB Minerva Psicólogos
TUS DATOS ESTÁN  SEGUROS CON NOSOTROS. NUNCA SERÁN CEDIDOS A TERCEROS.